50 aniversario Hotel Voramar Benidorm


visitBenidorm
visitBenidorm

El Hotel Voramar, emblemático hotel de Benidorm, celebra este año su 50 Aniversario. En 1965 abrió sus puertas, convirtiéndose en uno de los primeros hoteles de esta maravillosa ciudad turística.
Su privilegiada ubicación, en el centro turístico y comercial, y el trato familiar, suponen una manera única de disfrutar de esta población para que su estancia sea inolvidable.

La historia del Hotel Voramar se remonta a hace más de cincuenta años, cuando Juan, hijo de almadraveros, cambió su rumbo y abandonó la almadraba para, junto a su mujer, su hermano Francisco y su cuñada, dedicarse en cuerpo y alma a la hostelería.

Se propusieron levantar en  medio de unos bancales de olivos y almendros, lejos aún de las edificaciones, un hotel al que llamarían Voramar, el primer hotel de los alrededores de la calle de los Almendros, con unas privilegiadas vistas al mar de Poniente.

Tras levantar tres plantas, el hotel Voramar abrió sus puertas un 9 de abril de 1965, un acto inaugural en el que estuvo presente el entonces alcalde, Pedro Zaragoza, precursor del turismo de Benidorm

La devoción por el servicio hacia los clientes y el trato familiar han sido siempre las premisas que D. Juan Llinares Zaragoza, alma del hotel, ha marcado en su dirección y ha sabido trasladar a lo largo de los años.

Se recuerda con cariño a los primeros huéspedes del hotel “dos señoras inglesas que rozaban los 70 años de edad y que habían venido a disfrutar durante unos días de nuestro sol”, llenando esa primera Semana Santa las 48 habitaciones que tenía el hotel.

El hotel Voramar siempre ha podido presumir de tener una clientela fiel, turistas en su mayoría madrileños e ingleses. Los vascos y los cántabros también eran de los huéspedes más numerosos que acogía el establecimiento. El Voramar continuó creciendo, y a los dos años de su inauguración se edificaron otras dos plantas.

Tras entablar relaciones con la agencia danesa “Spies”, la revolución sueca llegó también al Hotel Voramar. Gracias a un acuerdo por el que la agencia garantizaba cinco años de ocupación, decidieron ampliar el hotel en un bancal contiguo al edificio, en el que se construyeron 60 habitaciones más para esta nueva fuente de turistas, así como la piscina en la azotea.

Con todo ello se alcanzaron las 136 habitaciones con las que el hotel cuenta en la actualidad.

A lo largo de estos 50 años el turismo en Benidorm ha ido evolucionando, pero la esencia familiar del hotel se mantiene desde sus inicios, trato familiar que se traslada tanto a los clientes como a los empleados, pudiendo presumir del gran equipo humano que tiene, pues la mayoría de los empleados que trabajan actualmente llevan más de 30 años prestando sus servicios.

La ilusión con la que D. Juan Llinares y Dª. María Zaragoza iniciaron este bonito proyecto hace 50 años lo han sabido trasladar a sus hijos: Paco y Dolores Llinares. Los cuáles junto con la mujer de Paco, Ana Llorens, llevan hoy en día la dirección del hotel y luchan con el mismo entusiasmo para seguir atendiendo a clientes y empleados tal y como hicieron sus padres. Testigo que algún día recogerá el heredero de la familia, Jaumet, como le llaman familiarmente.

 

The Hotel Voramar, Benidorm´s emblematic hotel, celebrates it´s 50th anniversary this year. It opened it´s doors in 1965, turning itself into one of the first hotels of this marvellous tourist town.

It´s privileged position in the heart of the tourist and commercial centre and the family atmosphere, makes for  a unique way of enjoying this town and for a stay which is simply unforgetable.

The history of the Hotel Voramar goes back more than fifty years when Juan, the son of Almadraveros, changed his course and abandoned the almadraba and  alongside his  mother, his brother Fransisco and his sister in law, he dedicated himself in body and soul to the hotel industry.

They undertook to raise amidst the terraces of olives and almonds,  far from the built up area, a hotel, which they  would call ´Voramar´ the first hotel in the area of ´Calle de los Almendros´, with privileged views of the sea in Poniente.

After building three floors, the Hotel Voramar opened it´s doors on 9th April 1965 with an opening ceremony in which were present,  the then Mayor, Pedro Zaragoza, the forefather of tourism in Benidorm.

The devotion to the service of his clients and the family amtmosphere have always been Juan Llinares Zaragoza´s overriding principles, and the soul of the hotel has marked it´s direction and these principles have been maintained over the years.

It is recalled with affection the hotel´s first guests, ´ two English ladies who were touching 70 years of age and who had come for some days to enjoy our sun´ and  then in the first Easter week, filling all 48  of the hotel´s rooms.

The Hotel Voramar has always been able to boast, client loyalty. The guests are tourists who are mainly  from Madrid and Britain. The people from the regions of Vasco and Cantabra are also among the most regular of visitors welcomed by the hotel. The Voramar continued growing and within two years of it´s opening two more floors were built.

After establishing relations with the Danish agency ´Spies` it was the turn of the Swedes to arrive at the doors of The Voramar. Thanks to an agreement by which the agency was guaranteed five years of occupancy, they decided to expand the hotel on a patch of land next to the hotel in which 60 more bedrooms were constructed to accomodate this new source of tourist as well as a rooftop swimming pool.

They finally reached a total of 136 rooms which the hotel still has to this day.

During these past 50 years, the tourism business in Benidorm has been evolving , but the essence of the family run hotel has been maintained during this time, a family atmosphere which has had it´s effect on both customers and staff alike and  being able to boast a great team that can be shown by the fact that most of the employees who currently work in the hotel have done so for more than 30 years.

The illusion with which Mr Juan Llinares and Mrs Maria Zaragoza began this lovely project 50 years ago has been passed onto their children, Paco and Dolores Llinares. Along with Paco´s wife, Ana Llorens, they now run the hotel and strive with the same enthusiasm to continue attending to the customers needs and employees alike just as their parents did. We can witness that  some day, Jaumet,  as he is affectionately known  will  become the latest heir to the family business.

Deja un comentario // Leave a Comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s